miércoles, enero 27, 2016

Dosmilquince

Casi se acaba el primer mes del 2016 y apenas he aparecido por estos lugares a hacer mi recuento de 2015. ¡Aplausos!

2015 fue un año interesante, lleno de trabajo, pero también lleno de incertidumbres. Terminé el doctorado y la tesis, todo un ciclo, no sin antes pasar buena parte del verano en crisis, con la sensación de que caminaba hacia Mordor (la sensación no se ha ido, por cierto).

Me pregunté qué hubiera sido si..., me encontré con historias pasadas y hasta me quedó claro cuáles no tendría por qué haber resucitado... o quizá sí.

El recuento de viajes incluyó Guadalajara (as usual), Querétaro, Puerto Vallarta, Phoenix y San Francisco. Oh, sí, por fin vi el Grand Canyon con mis propios ojitos y fui también a jugar con la nieve en Yosemite. ¿Qué vendrá en 2016?

Hace un año escribí que 2014 había sido el año con menos entradas en este blog (14). Tristemente, puedo decir que 2015 fue peor, sólo cinco entradas.

viernes, enero 22, 2016

La Raza

Llegué en metrobús hasta La Raza con la firme intención de tomar el metro, línea 5, hacia la Terminal del Norte. Por algún extraño motivo, caminé con toda la seguridad del mundo hacia la línea 3, abordé, bajé en automático en Potrero y caí en la cuenta de lo que había hecho. Por algún otro extraño motivo, no hice berrinche (ésa no no soy no soy yo, of course) y corrí al vagón de en frente para regresar a La Raza (una estación que me encanta, btw), donde por fin tomé la línea que debía haber tomado minutos antes. Ni hablar, así es la vida, uno se equivoca incluso cuando va con toda la seguridad del mundo y, a veces, no queda de otra que cambiar el rumbo. Por supuesto, siempre es más fácil cuando hay chance de voltear hacia arriba y ver las estrellas. Lo juro, no es que Paulo Coelho haya tomado mi muro, es sólo que a veces baja la Grumpy Cat que llevo dentro.

jueves, julio 16, 2015

dates on calendar are closer than they appear

Un ciclo está por terminar y muchos sentimientos encontrados vienen a mí (y, como vi Inside out, me pregunto cómo estará la lucha de emociones dentro de mi cabeza). De pronto, me encuentro sola, a veces incluso con la sensación de que camino hacia Mordor y, peor, de que ni siquiera sé por dónde llegar. Supongo que es tiempo de ser Frodo y pensar que "no vale la pena preocuparse por el mañana, lo más probable es que no llegue".

domingo, marzo 01, 2015

Never trust me...

Pon en una cajita todas las cosas que no te gustan de mí, como ese extraño sueño de justicia social y mi incapacidad de producir bienes o servicios comercializables. Olvídate de las cosas que sí te gustan de mí, como la pasión por viajar y comer y esas cosas bonitas. Súmale el "no" del otro día. Mezcla todo, vuelve a abrir la cajita y decide si quieres volver a hablar conmigo. Yo, mientras tanto, escribiré 200 planas de "no me arrepiento de nada, pero prometo no volver a resucitar historias que ya estaban cerradas".

sábado, febrero 21, 2015

El pasaro irrumpe sin protección y sin presentarse

"Amor se llama el juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño", dice una canción que alguien puso para mí alguna vez.

En un lugar muy frío, hubo alguien que me enseñó lo que significa renunciar a algo para que el otro lo tenga.

Aquel año interesante, él me dejó claro que se enamoró de mí por quien soy, no por cómo me veo.

Quizá febrero de 2015 pase a la historia como un tiempo en que el pasado parece empeñarse en aparecerse en el presente.

jueves, febrero 19, 2015

Silencio que no es silencio

Nunca me ha gustado preguntarme "¿qué hubiera sido?" y durante muchos años he repetido ese lugar común de que el "hubiera" no existe. No nos hagamos tarugos, sí existe, al menos como tiempo verbal y como acto de imaginación. Como sea, prefiero imaginar el futuro, que imaginar cómo hubiera sido el presente de haber tomado decisiones distintas. Tampoco nos hagamos tarugos, las preguntas como ésa no se planean, simplemente surgen en el momento menos esperado... diez años después, por ejemplo. Ya me ocurrió, entre la cercanía y el silencio, recordé que no me gusta preguntarme "¿qué hubiera sido?", pero, ¿qué hubiera sido si aquellos tres cafés se hubieran convertido en algo más? Quizá no hubieran pasado de cuatro, jajaja. Quizá sólo estoy envejeciendo y por eso me pregunto cosas absurdas.

sábado, enero 03, 2015

Dosmilcatorce

2014 pasará a la historia (a mi historia) como el año en que menos he escrito en este blog. Fue un año complicado, de claroscuros.

Me enfrenté al horror de la página en blanco... ¡con la tesis! En el mismo semestre, viví una de las experiencias más complicadas de mis años en la docencia y otra increíblemente emocionante. Fui de congresos y de estancia de investigación. Hubo cosas que se reconectaron hacia el final del año.

Hubo viajes, comida, libros y cine. Hubo relaciones de amistad y de familia que se fortalecieron. En casa, mis bestias peludas Justina, Lucas y Eufemia siguieron siendo grandes alegrías.

El recuento de viajes cerró en 37 autobuses, 19 aviones y 14 trenes, que me llevaron a Guadalajara, la Ciudad de México, León, Irapuato, San Luis Potosí, Dolores Hidalgo, San Miguel de Allende, Bogotá, París, Lisboa, Brujas, Gante, Bruselas, Louvain la Neuve, Brno, Praga, Berlín, Atenas, Roma, Zaragoza y Ámsterdam. Not bad! ¿A dónde iré en 2015?

jueves, agosto 14, 2014

El final

No, el cuento aquel no tuvo el final que imaginé. Los otros cuentos tampoco. Tal vez porque no soy buena para imaginar finales. Como sea, vaya si la mente es traicionera, no se espera que a medio taller una recuerde los finales no esperados de los cuentos.

domingo, julio 13, 2014

Creo que al fin nada tiene fin

Ese hombre tiene el superpoder de que me acuerde de ti y te extrañe harto.

martes, julio 08, 2014

De intrascendencias se construye la vida

Cuando han pasado algunos años y se han acumulado tantas cosas que contar, lo más fácil es no contarlas y optar por hablar de intrascendencias que terminan por resultar profundas. Algo se transformó en este tiempo, algo que ni siquiera sé explicar. Recuerdo tantas pláticas nuestras y no puedo recordar una como ésta, así de entrañable y divertida y todo a la vez.