miércoles, diciembre 26, 2012

Treinta y uno

Cumplí 31 años justo el 21 de diciembre. Esto puede prestarse a varias intepretaciones:

1) La multitud estaba tan pendiente del fin del mundo, que olvidó pequeñeces como el segundo escalón en los "tas" de quien esto escribe. Vaya manera de robarme la nota, ash.

2) En realidad, todo fue un magnífico plan para generar expectación en torno a la fecha y... taratatán, cumplir años ese día... como cada año, desde 1981, doble ash.

3) La coincidencia con el 13 Baktún y la nueva época y así resulta una gran oportunidad para convencer a todos de que soy la elegida y podré conducirlos a esa nueva época, entre divagaciones, chocolate y vino tinto.

4) Da lo mismo, el 22 de diciembre amaneció igual de frío, con harta desigualdad en el mundo y, además, la tos no me ha dejado en paz.

5) Será una nueva época, será el inicio del invierno, pero el cambio verdadero está en nuestras manos... ay, no, ése fue un lema de una campaña política... perdida.

6) Seamos escépticos, no hay conexión entre una cosa y otra.

7) Seamos claros, no sé si soy escéptica por mi santo patrono Tomás, si soy fría por haber llegado con el invierno o si estoy loca por haber cumplido años en el fin del mundo que al final no fue el final, sino el principio... de todos modos, soy un año mayor.

viernes, diciembre 21, 2012

Si un mediodía de cuasi-invierno una lectora...

No tengo perdón. No tengo tiempo para atender con calma dos blogs y he creado un par más. He aquí el primero: Si un mediodía de cuasi-invierno una lectora. ¿Será que alguien quiere sumarse a la iniciativa?

Que comience la fiesta...

¿Fin del mundo? Pues entonces, que comience la fiesta...

jueves, diciembre 20, 2012

Combo mágico

Tengo la costumbre de leer varios libros a la vez. No sé haya algún vínculo entre esto y el zapping, pero voy por la vida leyendo un capítulo de un libro y uno más de otro libro y así. Este fin de semana, con el inicio de las vacaciones vino un combo mágico literario, integrado por Grandes esperanzas de Dickens, Diario de las especies de Claudia Apablaza (que, por cierto, fue un regalo de Luda) y Lecturas no obligatorias de Wislawa Szymborska. Ayer vino el primer cambio en la alineación, salió Apablaza y entró Italo Calvino, con Si una noche de inverno un viajero..., la cual, por cierto, es una relectura, simplemente porque me gusta. Hoy vino el segundo cambio en la alineación, terminé a Dickens (obviamente no lo terminé en cuatro días, lo había dejado empezado desde el verano) y comencé a leer Cuenta regresiva de A.E. Quintero. El combo mágico ya tuvo el primer resultado mágico: se me ocurrió hacer otro blog... bah, otros dos... como si tuviera tiempo de mantenerlos. En fin, ya les contaré mañana, si es que alguien sigue leyendo estas letras que a veces llegan y a veces no.

miércoles, diciembre 19, 2012

Ecenas cuasi surrealistas 2

"Y ahora comenzará la música electrónica", dijo en una fiesta cierta autoridad cuyo nombre no diré. No me pregunté si habrían llevado a Nortec o algo así, porque el presupuesto era bajísimo, pero pensé que habría algún DJ región 4. Sin embargo, la autoridad completó su frase: "es decir, grabada". Y fue así que Margarita, la diosa de la cumbia, fue música electrónica, por haber provenido de un CD o tal vez de un iPod.

viernes, diciembre 14, 2012

there is not a love story

Ocurrió otra vez. Parece que la vida se empeña en proveerme de evidencia empírica para comprobar esa especie de hipótesis que formulé una vez: "sal conmigo tres veces y encontrarás al amor de tu vida, no voy a ser yo, pero, ¿qué más da?". Ha ocurrido varias veces que después de mí viene alguien con quien la idea de comprometerse resulta increíblemente convincente y, para entonces, algo dentro de mí dice que no conoce al ente en cuestión. Tal vez sigo siendo tan Celine como lo descubrí hace poquitito menos de ocho años y me pregunto lo que se pregunta ella en un taxi, tal vez soy tantito Summer también. O tal vez ésa sea mi contribución no planeada a la reproducción del orden social. 

jueves, diciembre 13, 2012

escenas cuasi surrealistas 1

"¿Qué es lo que quiere el Seguro Social?", vociferé en la fiesta.
"Cobertura universal", respondió otra voz.
Se me olvidó que en la mesa había economistas especialistas en regímenes de bienestar.

viernes, diciembre 07, 2012

revelaciones que a nadie le importan

No necesito alcohol para ponerme impertinente.
No sé bailar banda.
Mi cerebro planea responder una cosa y mi lengua dice otra.
Alguna debilidad tengo por ciertos ojos verdes que aparecen una vez por año.
Hay evidencia empírica para sustentar las cuatro afirmaciones anteriores.

jueves, noviembre 29, 2012

en eso de no descubrir el hilo negro

Tengo la hipótesis de que, en todo posgrado que se precie de serlo, hay una parte de la formación que no está contemplada en el plan de estudios, pero que resulta inherente a él. Sucede que uno aprende que jamás habrá un estado de la cuestión completo, porque el conocimiento resulta inabarcable y porque los otros siguen investigando y construyendo un rompecabezas infinito; que hay más de una perspectiva teórico-metodológica que permite abordar lo mismo, pero de modos distintos; que hay mucho de contingencia y serendipia en lo que uno logra ver y analizar. Uno aprende, a veces a trancazos, que puede haber trabajado muchos meses en cosas que no resultaban congruentes ni pertinentes, que algunos comentarios de los asesores/tutores/lectores/y-anexas pesan lo suficiente para echar a la basura el 90% del trabajo, que entre ellos más sabe el diablo por viejo que por diablo, pero que no necesariamente los asesores/tutores/lectores/y-anexas tienen siempre la razón. Uno aprende también que las cosas se ven diferentes cuando acaba el semestre y más diferentes aún cuando el posgrado ha terminado; que, mágicamente, en el trabajo que parecía perfecto, emergen hasta errores de dedo aderezados con arrepentimientos y vergüenzas póstumas que se entrelazan con cierto orgullo y satisfacción; que todo esto es una joda, que es imposible descubrir el hilo negro y que nunca se alcanzará la perfección. Dicho de otro modo, uno recuerda que un posgrado no le hace superior, a uno le queda claro que es humano y que los humanos se equivocan y que los errores a veces son endiabladamente evidentes, uno adquiere o aumenta la tolerancia a la frustración si es que pretende sobrevivir medianamente sano y cuerdo, uno madura tantito. Pero no todo es tan horrible, a uno también le queda claro que los humanos a veces anochecen brillantes y llegan a resultados sorprendentes; que "el rollo es de quien lo trabaja", como dice Raúl Fuentes Navarro que dice Enrique Sánchez Ruiz; y que este caos vale la pena.

miércoles, noviembre 28, 2012

¿quién soy yo?

"Eres demasiado para mí", dijo aquél una noche. Me esforcé mucho por negarlo y, de todos modos, las cosas se derrumbaron de la peor manera. Ésa es la historia original. "Eres demasiado para mí", dijo aquel una noche. "¿Quién soy yo para contradecirte, si tienes toda la razón?", respondí. Éste es el final alterno que sugirió una amiga. Vote usted por su favorito. Sugiera otro. O una receta de cocina. O nada. ¿Qué más da?

sábado, noviembre 17, 2012

cosas que pasaron y no pasaron por mi mente mientras veía...

Hay películas de las que no puedo hacer notitas tipo "cosas que pasaron por mi mente mientras veía...", porque ha sido tan fuerte el impacto que mi mente ha estado al borde del colapso. De éstas, por ejemplo...










Quizá no pude escribir "cosas que pasaron por mi mente mientras veía...", porque hay cosas que no sólo pasan por la mente, sino por las vísceras.



viernes, noviembre 16, 2012

viernes, noviembre 09, 2012

No quiero llorar, que se me corre el maquillaje...

Descubrí que soy bien burra para decir una mentira y, al tratar de explicarme a mí misma por qué mentía, se abrió una puertecilla del pasado que no tenía por qué abrirse. Algo quedó pendiente aquella vez. Mientras tanto, otras preguntas se agolparon en esta mentecilla retorcida, unas que incorporan el elemento "qué hubiera sido si...?" y cuestionan los ocho años más recientes. Es increíble cómo en unas pocas semanas puedan visibilizarse tantas cosas que permanecían ocultas y presuntamente resueltas. Como sea, no quiero llorar, que se me corre el maquillaje... sí, el poquitito que hay sobre esta cara.

martes, noviembre 06, 2012

A veces una hace más telarañas mentales de las que debería y espera catástrofes, con la panza hecha nudo.
A veces, ahí donde se esperaba la catástrofe, se produce algo completamente distinto, tal vez hasta bello y divertido a la vez, en medio de la sofisticación, las anécdotas curiosas y algunas copas de vino tinto.
A veces, una ha de dar gracias a cierto cronista incidental. Gracias.

lunes, noviembre 05, 2012

Primera fila

Cantante de grupo versátil, en boda en el Marriott: Solicitamos la presencia de todas las mujeres en la pista para atrapar el ramo, no importa si son solteras, casadas, viudas, divorciadas...

(Se congrega la multitud).

Cantante: A ver, levanten la mano quienes son solteras y tienen más de 25 años...

(Algunas mujeres levantan la mano).

Cantante: Ustedes van en primera fila, mis reinas, que si no no salen...

martes, octubre 30, 2012

A veces

A veces una hace nudos innecesarios, ha de ser la condición humana, la necesidad de un poquito de drama en la vida o las puras ganas de complicarse la existencia. El asunto es que hay una cuenta regresiva que no me entusiasma en lo más mínimo, sino que más bien me tiene llena de tensión. Y a veces quiero que se acabe para liberarme del brete, pero a la vez no quiero que llegue para no enfrentarme otra vez a eso que no me quiero enfrentar. A veces el mayor problema es que, cuando todo parece ir de maravilla, ocurre algo que obliga a una a volver a ver hacia el interior... y eso es genial, de no ser porque a veces duele encontrarse con que las heridas que parecían cerradas siguen abiertas y sangrantes. A veces, la mayor intranquilidad lleva al mayo consuelo: que sólo faltan unos días.

lunes, octubre 29, 2012

Sabiduría del cuerpecillo

Dice mi madre que el cuerpo es sabio, que parte de su sabiduría consiste en saber qué necesita para estar mejor. El mío necesitó un poco de vino tinto justo hoy al regresar del trabajo. Ahora se niega a terminar de calificar trabajos, ash.

domingo, octubre 14, 2012

Cosas que pasaron por mi mente mientras veía Ted


  • Cuidado con lo que deseas.
  • No hay nada más grande que los amigos... bueno sí.
  • Vaya que los recuerdos son subjetivos.
  • Y por eso, gente, no bauticen a sus hijas como Britney o Kendra.
  • Medio mundo puede ser feliz con un oso suavecito y abrazable.
  • ¿Quién le subió al aire acondicionado? ¿Ted?
  • "I love you". La esencia siempre traiciona.
  • ¿Cómo es que Lori conserva el maquillaje hasta en los peores momentos?
  • ¿Así que el soldado de Basic se traumó tanto, pero tanto, que tuvo un hijo nefasto al que heredó la obsesión por un oso que habla?
  • Ted podría ser apodado "el Lazca". Ok, ya, mal chiste.
  • Debería haber terapia para osos mal cosidos.
  • Flash tiene superpoderes. Los patos también.
  • Si tu novio tiene 35 años y no se ha dignado a madurar, no lo hará jamás.

martes, octubre 09, 2012

Alguien me dijo alguna vez...

... que un amigo es quien siempre tiene tiempo para ti. Gracias porque siempre tienes tiempo para mí.

A veces

A veces simplemente estoy harta de todo.

sábado, octubre 06, 2012

Cosas que pasaron por mi mente mientras veía Hugo Cabret

Siete u ocho meses después...


  • Es increíble tanta belleza. Eso sí que es lenguaje cinematográfico.
  • Las niñas tienen más valor que los niños, ¿edá?
  • “That’s how you know it’s an adventure”, dice Hugo.
  • El pasado siempre aparece.
  • La clave está en la llave.
  • Los grandes no pueden permanecer ocultos por tanto tiempo.
  • La vendedora de flores, la gente que toma café, el perro del guardia, todos son maravillosos.
  • Qué odioso y qué divertido resulta el guardia.
  • En resumen, el cine viene de Francia, pero se le homenajea en inglés.
  • “If you’ve ever wondered where your dreams come from, you look around. This is where thery’re made”, dice George.
  • Por eso amamos al cine, por eso.

Rarísimas conversaciones

Médico: Has subido de peso... No te envío con el nutriólogo, porque sé que eres muy disciplinada y te cuidas mucho, pero debes regresar a correr y debes olvidarte de tus frapuchinos y pastelitos de chocolate...
Yo: Y, si quiere, también me olvido de vivir...

* * *

Compañera 1: ¿Usas corrector?
Yo (con las manitas en la cara): ¿Tan jodida me veo?
Compañera 1: No, no, me refería a Liquid Paper...

* * *

Yo: Tomé el camión en vez del taxi, ahorré la increíble cantidad de 188 pesos...
Compañera 2: Ya te alcanza para un vestido...
Yo: Claro que no alcanza...
Compañera 2: Bueno, juntas tres ahorros de esos y ya alcanza...
Yo: ¿Para uno de oferta en Zara?


martes, septiembre 04, 2012

ni tú ni yo fuimos culpables

Nunca entendí por qué te encerraste en una maraña de culpas que no tienen sentido y que emergen una y otra vez para boicotear cualquier indicio de diálogo. Hay cosas que es mejor dejar atrás.

miércoles, agosto 08, 2012

letras viajantes

Hace tiempo entré a un intercambio poético-postal, que conectó hilos entre personas de diversos países. Envié mis postales con poemas a tres lugares: Madrid, Santiago y Aguascalientes... sí, sí, bastante cerca de mi casa y de mi vida, porque quien recibió mi postal en Aguascalientes es una gran amiga.

Recibí, por supuesto, mis tres postales con letras viajantes. La primera llegó mientras yo estaba lejos de casa, en un sobre sin remitente, del cual sólo se sabe, por los sellos de correo, que hizo un viaje Barcelona - Aguascalientes bastante rápido.


Luego, desde Córdoba, España, J.Luis envió postales, separadores, unas letras de Sabina, una propuesta y una promesa.

Finalmente, Agnès me envió el otoño en un sobre, desde Barcelona.

Es increíble cómo la poesía puede llevar al encuentro entre extraños. Estos extraños probablemente jamás nos veremos, pero el lazo fugaz hecho por las letras es una belleza.

sábado, julio 14, 2012

jueves, julio 12, 2012

preocupaciones absurdas

"Ay, Doris, nos va a gobernar un pendejo... y tú te preocupas por unos pobres pollos inofensivos?", observó cierto amigo mío, después de que me negué a comer pollo por temor a la gripe aviar.

miércoles, julio 11, 2012

take me on a train 'cause I'm not flying...

Esta mujer de corazón de hielo se está volviendo vieja... o tantito cursi, pero cursi ya era, así que tal vez sólo me estoy volviendo vieja. Hace días que tengo ciertas claridades: hay episodios de mi vida que tienen banderitas post-it para regresar a resolver algo; pero mientras más pasa el tiempo, más se acumulan las banderitas post-it y no me digno a volver. Hoy me armé de valor (y lo hice sin mezcal, tal vez eso sea una señal del fin del mundo), envié de regreso un libro que no me pertenecía y mandé también tres mails... en dos de ellos reconozco que me equivoqué y eso no es algo que haga todos los días (reconocerlo, equivocarme sí). Por lo demás, sigo esperando un par de respuestas, respecto a otros episodios del duro arte de reconocer. No ha ocurrido algo terrible, que me orille a resolverlo todo, tal vez es sólo que ahora "I can see the world from a different side". Chale, "I didn't see it coming".

la mujer de hielo


Iba a limpiar el trozo de hielo que saltó de mi frapuchino-natural-grande-sin-chantilly-y-anexas, pero Cris lo señalaba entusiasmada: "mira, es un corazón", me dijo. Estaba ahí, perfecto, luminoso y frágil, sobre la mesa; era un extraño corazón de hielo. Me pregunté si sería una metáfora de mí misma.


domingo, junio 03, 2012

letras viajantes

El mundo es un pañuelo, eso ya lo sabemos todos. Como sea, obtuve otro poco de evidencia empírica para sustentar esa hipótesis, hace unos días. Sucede que Sfer organizó un intercambio poético bastante interesante. Me inscribí y recibí después los nombres y direcciones de las personas a las que debía enviar postales con poemas. Los destinos eran Madrid, Santiago y Aguascalientes. Y, de Aguascalientes, la destinataria es una gran amiga mía, Arlette. En fin, sí, el mundo es un pañuelo, Arlette ya recibió un poema con unos patos gordos, que tardaron semana y media en viajar por correo postal a un lugar bastante cercano de la misma ciudad.


Más fotos del intercambio acá.

amores lejanos

Tengo la extraña costumbre de pensar mi vida con banda sonora. Hace unos días recordé una canción que, a su vez, me recuerda a cierta persona y he de confesar que me sorprendió cómo se ha resignificado. He aquí un ¿homenaje? a quienes han sido los hombres de mi vida.

Sospecho que la variedad musical también puede resultar sorprendente para algunos, para mí ya no. He de decir que la versión original de este post incluía notas sobre los amorcillos del pasado (¿y del presente-futuro?), pero al final decidí eliminar casi todas... bah, sólo se salvó una en la segunda canción.



Hubo alguien que quise mucho, por quien lloré mucho, para quien escribí ene posts en los primeros años de este blog. He de decir que él era cursi cursi cursi y le gustaba esta canción de la 5a. Estación, pero yo lo recuerdo con ésta:




















miércoles, mayo 23, 2012

music is about communication

"Chamber music is about communication", dijo Chris O'Hara alguna vez en una clase maestra a la que me colé. No sólo la música de cámara, creo; toda la música es comunicación. Hoy estaba muy cansada cuando llegué al concierto de la Orquesta y el Coro de la UAA. Confieso que fui sólo porque un ex-alumno que estimo bastante y que es parte del coro, me insistió. Llegué tarde, tras el maratón de trabajo de asistonta - clase - reunión de proyecto. No había butacas vacías, así que me chuté la mitad del concierto que alcancé, de pie, en un pasillo. Se me olvidó cuan cansado estaba mi cuerpecillo maltrecho. Lloré dos veces, no porque la ejecución fuera perfecta, sino porque hubo algo inexplicable que esos fulanitos lograron comunicar. La música tiene ese extraño superpoder de hacer que olvide todo y eche a volar la imaginación. Tiene también el extraño superpoder de hacer que me pregunte si me habré equivocado de carrera.

viernes, mayo 04, 2012

las palabras dicen más de lo que dicen...

Una de las poquititas veces que hablé con Juan Pablo de Ávila, hice un comentario muy estúpido en tono de broma que no le simpatizó en lo más mínimo, el Justes fue testigo. Me dejó clarísimo que el clasismo se cuela en las palabras que usamos cotidianamente, que las palabras dicen más de lo que dicen. Nunca se lo conté, pero desde entonces cuido más mis palabras... o, al menos, eso intento.

La semana pasada, Ricardo me contó que Juan Pablo tenía cáncer. Hoy supe que ha muerto y sigo sin poderlo creer. Nunca fuimos amigos de uña y mugre, por eso me da penita aparecer en su funeral, del cual, por cierto, quedan como 50 minutos. Como sea, recordaré siempre el episodio de la calle 5 de mayo, con esas palabras que se incrustaron en mi mentecilla retorcida. Recordaré también su gesto duro, su rebozo y su amor por los gatos.

Descanse en paz, Juan Pablo.

Me robé esta foto del muro de Irving Figueroa.

viernes, abril 13, 2012

nevermind...

Llevo cinco días con dos canciones en mi cabeza, una es la canción de Magdalena en Jesucristo Superestrella que dice "no le des más vueltas, todos tus problemas pueden terminarse hoy", la otra es "Someone like you" de Adele. Curiosamente, estos días coinciden con una extraña etapa en la que mi vida se vuelve más y más caótica. Primero vino el cansancio extremo, acompañado de unas ganas locas de escapar. Después vino una noticia que, aunque se veía venir, llegó en el peor momento. De ella se desprende la necesidad de tomar decisiones, que pueden enviar una dimensión de mi vida hacia dos direcciones diferentes: una en la lógica de aferrarme a cierta zona de relativo confort y otra en la lógica de arriesgar más de lo que puedo; cualquiera de las dos implica perder algo a cambio de ganar otra cosa. Quizá lo más fuerte fue identificar esa pinche zona de confort  y reconocer que me he aferrado a ella con uñas y dientes, porque eso implicó encontrar a alguien que no reconozco en esa que digo que soy. Sobra decir que, sin pensarlo mucho, tomé la decisión de arriesgar, aunque no me encante el siempre cambiante sabor de la incertidumbre. Cuando vi mis problemas, frente a los de un gran amigo, entendí que los míos son nada. Eso no impide que mi mentecilla retorcida siga enredándose como si fuera tan fácil desenredarse después y que ose enredarse más a mitad de una reunión muy seria. En esa reunión surgió un malestar inesperado, que se ha sumado a la maraña mental. Unas horas después, tembló en Guadalajara, justo lo que necesitaba para mi ya caótica vida. Y el cansancio sigue. Y el malestar inesperado incorpora actores y dinámicas que, aunque pueden ser muy productivos, conllevan el riesgo de insertarme en una espiral en la que no creo que quiera estar. Y la confusión crece a veces y otras veces veo ciertas claridades. Y muchas veces me digo: "no le des más vueltas, todos tus problemas pueden terminarse hoy". Y cuando pienso en la zona de relativo confort y en el 7 de julio, algo me hace cantar: "nevermind, I'll find someone like you". Y, cuando canto, extraño las clases de solfeo... y esto último ni viene al caso, pero, ¿qué final puede esperarse sobre el caótico post acerca de la caótica vida de una persona caótica? Bah, ésta no soy yo.

sábado, marzo 31, 2012

lunes, marzo 26, 2012

turquesa

"Maestra, está bien padre"... mientras hablaba imaginé 28 millones de cosas que podían estar bien padres, como la clase, por ejemplo. Algo me hace sospechar que hasta me brillaron los ojitos.


"Maestra, está bien padre su esmalte de uñas"... debí sospecharlo, el esmalte turquesa, comprado en una oferta en WalMart y mal aplicado en cinco minutos, tiene la capacidad de robar la atención a lo que sea.


He de patentar un método para mantener la atención en clase, con base en destellos en las uñas, muajajá.

sábado, marzo 24, 2012

cosas que pasaron por mi mente mientras veía Sherlock Holmes

  • Puedo leer el futuro se Sherlock Holmes: se meterá en problemas, se disfrazará de algo, pensaremos que ha muerto y sobrevivirá extrañamente. Mis capacidades de adivinación son maravillosas.
  • Amo la telaraña de conspiraciones.
  • Yo también estoy de acuerdo, el de mujer no es su mejor disfraz, pero los otros son geniales.
  • Muy perverso resulta el doctor Moriarty.
  • Si algo me fascina de las historias de Sherlock Holmes son los detalles.
  • Oh, pero qué oportuno resulta el inhalador.
  • Eso sí que es contar con grandes habilidades de camuflaje.
  • The end... the end?

jueves, marzo 22, 2012

cómo convertirse en parte de la comunidad artística local

Si quiere usted ser parte de la comunidad artística local, puede:

1) Elegir el camino largo, ir a cursos, producir obras artísticas, insertarse en los circuitos locales del arte, ir a sus cafés, publicar en sus suplementos, exponer públicamente, buscar becas, pretender ser visible, hacer grupos y subgrupos, declararse la guerra, ser soberbio y decir que no hay artistas en la ciudad en espera de ser reconocido como tal.

2) Elegir el camino extraño, autoproclamarse artista, a pesar de las descalificaciones de los demás... publicar o exponer con los cuates y pasar desapercibido entre los demás... pero, no nos engañemos, ese camino extraño no conduce a la comunidad artística, lo que sea que ésta signifique.

3) Caer ahí por accidente, cuando a algún reportero, tal vez novato, de conocido periódico (ojalá sin ayuda de un boletín) piensa que todo el que se para tras un micrófono es poeta, así que osa publicar que "trascendió también que estuvieron presentes algunos miembros de la comunidad artística local como...", pero tampoco nos engañemos, el camino accidental tampoco lleva a la comunidad artística, menos aun cuando no se pretende portar esa etiqueta.

en eso de desaparecer

Eliminar "amigos" en Facebook es, entre otras cosas, un acto de honestidad. He de decir que soy muy honesta, pero a la vez, muy cobarde. Hubo alguien que varias veces quise eliminar y no lo hice. Sigo sin saber por qué no lo hice. Como sea, muchas cosas me quedaron claras aquella noche, en la Librería del Fondo, cuando, tras gatear en busca de libros y contestar el celular y comprar y esperar que pasaran por mí, descubrí que había compartido accidentalmente el mismo espacio físico con alguien que ya no quería compartir el espacio social. No me percaté de su desaparición en mi lista de "amigos" hasta hoy. Tuvo más valor que yo, sobra decirlo.

cosas que pasaron por mi mente mientras veía Año nuevo

Notas, por supuesto, que datan del año nuevo.

  • Sí, debe ser mágico.
  • Casi tan mágico como ver... Valentine's day.
  • "Check"... soy fan.
  • "And this is not Girls gone wild"... doña Sarah Jessica Parker en versión mamá es más divertida que en versión cuarentona en busca de aventuras.
  • ¿Cómo es que traducen serendipity como casualidad?
  • Yo también quiero una rebanada de pizza.
  • Ese tipo se parece a Bon Jovi, pero se ve poquito más joven... wait, es Bon Jovi.
  • ¿Qué onda con el inglés de Sofía Vergara?
  • Katherine Heigl siempre cocina. Hornea panecillos en Grey's anatomy, tiene un local de comida gourmet en Life as we know it y hace banquetes en New year's eve.
  • Bonito golpe le ha dado Laura (Katherine Heigl) a Jensen (Bon Jovi)... wait, bonito segundo golpe, el segundo es más divertido.
  • Quiero el vestido fucsia de Halle Berry... y, como siempre, quiero que se me vea igual.
  • Que el amarguetas de Randy (Ashton Kutcher) encuentra el espíritu de la Navidad... ¡patrañas!
  • Ay, sí, la fulanita de Glee debe cantar.
  • Muy predecible es que corran Claire (Hilary Swank) y el otro (Josh Duhamel) a la vez... OMG, no se encuentran. Spoilers!
  • El papá de Claire (Robert de Niro) sí que me ha hecho llorar.

lunes, marzo 19, 2012

cosas que pasaron por mi mente mientras veía Qué más quiero



  • ¿Llamará? ¿No llamará? ¿Llamará? ¿No llamará? Llamó.
  • La expresión que más dijo quien fue conmigo a ver la película fue "pinche vieja". "Pinches ambos", diría yo.
  • Guau, a ese gordito simpático deberían apodarlo "milusos": instala equipamiento de baño, cocina y arregla zapatos.
  • ¡50 euros por cuatro horas!
  • Si lo que vas a hacer te hará sentir culpable y lo sabes, ¿para qué carajos lo haces?
  • Sí, ¿qué más quiere?
  • ¿Qué más quiero?

Notas de enero, abandonadas en Evernote.

sábado, marzo 17, 2012

cosas que pasaron por mi mente mientras veía Coco & Igor

Bendito sea Evernote, donde reposan mis notas de enero.



  • Qué belleza de imágenes.
  • Qué belleza de música.
  • Qué bonita es Coco.
  • Qué feo y reprimido luce Igor.
  • ¿Así que por eso el Chanel número 5 se llama Chanel número 5?
  • Quiero un labial rojo como el de Coco.
  • Damn it, eso sí que es cruzar límites.
  • Bah, como si dos mentes así de enormes tuvieran los límites como referente.
  • Pinche Igor, vaya manera de minimizar el trabajo de Coco.
  • Como sea, es un buen punto: ¿La moda puede considerarse arte?
  • La historia daba para más, sospecho que no la supieron resolver.

cosas que pasaron por mi mente mientras veía MI4

He aquí más notitas rescatadas de mi celular.



  • Bonitas locaciones.
  • Qué bonito, Ethan encuentra ropa de su talla estratégicamente colocada en el camino de su huída.
  • ¿Así que ahora intentan demostrarnos que el equipo de agentes sí tiene cerebro y sí logrará sobrevivir sin (tanta) tecnología?
  • Quiero el vestido verde de la agente Jane... y quiero que se me vea igual.
  • Los trajes segurito son el atuendo más cómodo para correr.
  • Por lo demás, sí que corre rápido Tom Cruise... digo, Ethan.
  • ¿Por qué Tom Cruise aún se viste como en Top Gun?
  • No podía faltar el momento sentimentaloide de las confesiones.
  • Tampoco podía faltar el momento sentimentaloide del hombre sacrificado que prefiere estar lejos de su familia, para que estén bien.
  • Una nunca espera que Mission Impossible sea la gran cosa, pero la 4 sí que podría no existir. La 2 me gusta, con todo y las peleas coreografiadas.

cosas que pasaron por mi mente mientras veía Labios rojos

Esto sobrevivió de mis notitas de diciembre.



  • ¿Eso es lo que anunciaban como ultra-sexy?
  • ¿Será que pensaron que toda película mexicana debe tener sexo y balazos?
  • Jorge Salinas dio el viejazo, hasta panza tiene.
  • ¿Quién pensó que el acentito pseudo-español de Fernando Luján sonaba bien?
  • "Chostomito", ja.
  • "La vida es maravillosa... aun sin sexo"... ja, suenan tan conviencentes #not.

martes, marzo 13, 2012

En eso de ser treintones

Lo bueno de conocerlos cuando pasan de 30 es que han aparecido los indicios de cuan pelones, canosos y panzones pondrán. Lo bueno de que me conozcan a los 30 es... OMG, quiero llorar, jajaja.

lunes, marzo 05, 2012

Una y otra vez

Decir que ya no soporto los funerales no es ya una novedad en este blog. Ir a uno y otro y otro y otro mueve muchas cosas entre mi mentecilla retorcida y eso que llaman corazón. Mi papá decía que todos tenemos que morir y asumía la muerte con mucha naturalidad. Siempre pensé que mi papá tenía razón, lo pienso aún. Cuando él murió eso que me enseñó sobre la muerte cobró otro sentido, tenía claro que, efectivamente, todos hemos de morir y que era lo mejor para él en ese momento; al mismo tiempo, me enfrenté por primera vez a un sentimiento de soledad (o tal vez desolación) realmente horrible, era como caminar sola y de prisa por una calle amarga, era necesitar la mirada y las palabras de alguien que se había ido. Cuando estoy en otro lado, tengo clarísimo que la muerte es parte de la vida y que es una experiencia que compartimos todos; cuando regreso a esta misma funeraria, me reencuentro con el dolor y la soledad, como si los hubiera dejado aquí ese 21 de diciembre de 2003, como si esperaran mi regreso una y otra vez.

jueves, marzo 01, 2012

yo no sé mañana

Sospecho que eso intentaba ser un flashmob y no les salió. Ya me había parecido algo raro casi tropezar con un fulanito que intentaba enfocar algo en la multitud de la cafetería, con su cámara. De pronto, mientras yo deliberaba sobre si era mejor comer lasagna vegetariana o pollo a las finas hierbas, alguien comenzó a cantar Yo no sé mañana, una pareja empezó a bailar y después otras y después no sé que pasó, porque yo me quedé absorta en las palabras. Esa canción es parte de la banda sonora de mi vida, escucharla me traslada a varias ciudades y a varios encuentros y a una persona y a muchas preguntas no hechas y a un "yo no sé mañana" que aplica igual de ambos lados. No lo supe ayer y tampoco lo sé hoy, yo no sé mañana.

miércoles, febrero 29, 2012

combo mágico

Esta noche, el combo mágico de películas de camión incluyó Los pequeños Fockers y Bajo el mismo techo. Vi ambas en el cine con la misma persona. Si la vida quiere que me acuerde de él, no podría mejor recetarme el combo mágico de Volver al futuro, El cisne negro y Medianoche en París?

jueves, febrero 23, 2012

de la pasión por comunicar

Hace algunos días estuve en la conferencia que dio la gente de Marabunta en la Universidad Autónoma de Aguascalientes. He de decir que no creo en Iniciativa México, pero también he de confesar que sí creo en Marabunta y en su lucha por cambiar las cosas desde otra lógica. Puedo decir mucho sobre el grupo, sobre Miguel y sus chavos y sobre el mensaje que trajeron a estudiantes universitarios que están a punto de comenzar su servicio social y que, en la mayoría de los casos, han estado ajenos a las problemáticas de marginación que para ese colectivo son cotidianas. Sin embargo, este post se ha inspirado en una pequeña parte de tal mensaje: se exhortó a los jóvenes a elegir el proyecto de servicio social, no por la facilidad o la cercanía, sino por la posibilidad de ayudar a transformar la realidad de los otros, sobre todo de los más necesitados, lo cual, a su vez, termina por transformar la realidad de uno como prestador del servicio. Eso me hizo clic. En mis tiempos de estudiante universitaria elegí prestar el servicio en Radio Universidad, no por lo fácil, no por lo cerca, no por ayudar, simplemente porque me llamaba la atención. En el camino, encontré mucho más de lo que buscaba, el equipo de Radio en la era del señor Dávila contagió a muchos la pasión por la radio y por el trabajo bien hecho, ahí aprendí a trabajar con libertad y a dar voz a quienes no solían tenerla en otros medios, sin saberlo fui desarrollando cierta capacidad crítica, en fin. De ese tiempo conservo maravillosos recuerdos, sobre todo conservo un gran amigo que entonces fue mi jefe. Radio ha cambiado, la gente de entonces hace años que no está, pero la huella que esa pasión por comunicar ha dejado en la sociedad es enorme... y la manera en que esos meses de servicio social transformaron mi vida no es un asunto menor.

sábado, febrero 18, 2012

más inteligentes de lo que aparentan

Tengo evidencias empíricas para argumentar que los celulares inteligentes son realmente más inteligentes de lo que aparentan:

1) Mi bonito celular luchó durante horas para no dejar salir ciertos tuits... no una ni dos veces, sino tres. ¿Qué hice? Volverlos a enviar. ¿Qué ocurrió? Fueron malinterpretados.

2) Justo cuando me estaba enterando de cosas que tal vez no debí enterarme, se acabó la batería. ¡Aplausos!

3) Justo cuando conecté el celular y recuperé el hilo del chisme, vino la venganza del celular: unos DMs se filtraron al timeline y no sé aún qué consecuencias habrá.

Nueva hipótesis: El celular no es sólo inteligente, también es perverso.

lunes, febrero 06, 2012

el mundo puede estallar en dos putos segundos

Eso dijo la comadre Kari alguna vez, que "el mundo puede estallar en dos putos segundos". Para mí no estalló, pero sí se transformó con una simple llamada. Dicen que mi sobrina cada día se parece más a mí, que habla como yo, se ríe como yo, es amante de los libros y odia que la interrumpan, es demasiado sincera, es caprichosa, pero es buena persona, es inteligente, ama la música y el cine, quiere viajar (quiere una casa de campaña) y demás. Considerando que no nos hemos visto en años, todo eso que dicen que se parece a mí, no lo hace por imitación. He de confesar que lloré, como la cursi de clóset que soy. Sí, el mundo puede cambiar en dos putos segundos.

sábado, enero 28, 2012

tres odios y dos revelaciones

Odio abandonar tanto mi blog.
Odio acumular fragmentos de posts en Evernote, que estarían perfectos en la muy gustada sección "cosas que pasaron por mi mente mientras veía..." y que la lista de películas vistas y de fragmentos de posts guardados crezca y crezca (bueno, no odio que crezca, pero sí que el tiempo nunca sea suficiente para publicar).
Odio aparecer por aquí para volver a leer un post y reiterar que creo que por más que una quiere experimentar otras formas de relación, no resulta fácil desligarse de la idea incorporada de las viejas formas de seguridad, ash.

domingo, enero 08, 2012

De las intensidades de 2011 y esas cosas...

El Inventario general del mundo que hace un loco personaje de Eduardo Galeano, incluye un montón de cosas usadas, gastadas y olvidadas, porque... "Toda basura era vida vivida, y de la basura venía todo lo que en el mundo era o había sido. Nada de lo intacto merecía figurar. Lo intacto había muerto sin nacer. La vida sólo latía en lo que tenía cicatrices". En el inventario de mi vida, 2011 fue un año muy intenso, mucho, mucho, mucho.

Físicamente, me fue de la fregada. Tuve salmonelosis, los medicamentos me causaron gastritis, una mugre bacteria me provocó una infección en un ojo y terminé el año con gripe. Además, tengo una muela menos, un choque me dejó con un esguince cervical y en el tiempo que estuve bien, me tocó cuidar a mi mamá, en los días de la férula. Como sea, alguna buena noticia debía haber, 10 kilos desaparecieron de este cuerpecillo con algo de esfuerzo.

En fin, esas minucias no evitaron que cumpliera algunos planes. Estudié solfeo y francés y se me cruzaron los idiomas (ha de ser una maldición por burlarme de López Dóriga... aunque ahora también puedo burlarme de Peña Nieto). Sobre todo, llegaron muy buenas noticias y lo hicieron todas juntas, regresé a dar clases a mi alma mater y comencé el doctorado. El inicio fue rudo, no quiero imaginarme el final. De momento, mis horas de sueño han disminuido considerablemente, pero eso no importa, porque he encontrado ene cosas que hacen que la vida vale la pena. Un gran proyecto se quedó en stand by. Además, estuve a nada de dejar de publicar El Cafecito, pero Arlette accedió a coordinarlo por los próximos años.

Dije que viajaría más y lo cumplí parcialmente. Estuve en Mazamitla, en algunos lugares en Michoacán, en la Huasteca hidalguense en algún momento y en Pachuca en otro. Por supuesto, nuevamente hay viajes regulares a Guadalajara. En esos viajes, se han fortalecido algunas amistades y han surgido otras.

Hubo momentos espectaculares, como el reencuentro con mis compañeros de secundaria y algunos episodios del equipo de rescate animal. Hubo también momentos muy tristes, cuando tres de mis (ex)alumnos murieron: una de cáncer y dos más en accidentes. También cuando perdí una amiga... o alguien que pensé que era mi amiga.

Muchas películas me hicieron feliz: Baaria127 horasLa mujer que cantabaDe hombres y de dioses y, por supuesto, Medianoche en París. Y muchas canciones también me han acompañado, pero tal vez las más recurrentes han sido Pequeño vals de Marlango, Felicidade de Marcelo Jeneci, Silencio de Los Tipitos y Al lado del camino de Fito Páez.

Los hombres de mi vida merecen un capítulo aparte. Alguien que en 2010 me pidió que confiara, ha estado presente en mi vida hace muchos meses ("ha estado", en presente perfecto). Viví el romance más rápido de occidente, en abril. Tiempo después, sentí feíto decir que no, pero es mejor hablar con la verdad. Me enamoré, "como se enamoran siempre las mujeres inteligentes, como una idiota" por ahí de octubre (aunque se veía venir desde algunos meses antes) y en noviembre abrí los ojitos. Encontré los ojos más bonitos del mundo en una noche de ñoñez y, aunque hay muchos kilómetros de por medio, espero volver a verlos algún día.

En asuntos aparentemente menos trascendentes: me mudé al lado oscuro de las compras compulsivas, quedó claro que soy una cursi de clósetno encontré días de 48 horas por más que los busqué, experimenté algunas señales del Apocalipsistomé vino tinto en taza (vergüenza vil), mi capacidad de asombro fue puesta a prueba por la verdad revelada y otras maravillas, entré a presión en el tren ligero, experimenté dificultades técnicas para llegar a dormir tras un episodio de aventuras culturosas y mezcaleras y tras otro de borrachera postcoloquial, quise que mi cabello fuese rojo caramelo y terminó en algo como tangerine Clementine. La frase del año, sin duda, es "primero recoge del suelo los pedacitos de tu corazón", fue dicha por un amigo mío en un bar y, lo más importante, no fui destinataria de ese bonito pensamiento.

En suma, me cayeron muchos veintes y mucho empezó a tomar sentido. Divagué sobre la condición de las mujeres y sobre la mía en ese contexto. Me quedó claro que ya no me preocupa equivocarme, porque equivocarse también es vivir. La cuenta regresiva, 365para30, valió la pena. He llegado al tercer piso y la vida se ve maravillosa desde aquí. Como sea, no he llegado sola, sino con un montón de gente hermosa (como la gente bonita que nos acompaña).