viernes, diciembre 31, 2010

fue un año muy bueno...

Con las palabras de Galeano (de un libro que una gran amiga me regaló) cierro el 2010, aunque, como he dicho antes, nunca he sentido cambios radicales entre un año y otro, sino continuidades, muchas continuidades... pero siempre he tenido cierta debilidad por hacer recuentos a diestra y siniestra.

Si 2009 fue un año de felicidad e incertidumbre, he de decir que estos dos componentes mantuvieron su presencia en 2010, pero el resultado fue distinto, siempre sorprendente, vivir no deja de sorprenderme. Corte informativo: a diferencia de medio mundo que suele preguntar "¿cómo te trata la vida?", Carolina (su blog está en coma, pero sigue activa en twitter) siempre me pregunta "¿cómo tratas a la vida?" y eso me gusta. Pensando en el 2010, creo que lo traté muy bien. En el inventario de mi año (y de mi vida) hay viajes realizados, películas vistas, momentos vividos, celulares muertos y más.

Empecé el año como me gusta, en el cinito, viendo Julia & Julie... meses después, yo seguía imitando el modo de decir "bon apetit" de Julia. Entre mis favoritas, Up in the air, Alice in wonderland, Whatever works, You will meet a tall dark stranger y, por algún extraño motivo, Back to the future otra vez. Me quedé con ganas de ver muchas otras, como Biutiful, la faringitis me mantuvo en la profundidad de los edredones mientras estuvo en el cine y, cuando por fin salí, ya no estaba en sala alguna. Yo quería ver si realmente, como decía una reseña, "Biutiful is horrible".

Fui a la segunda boda de bloggers en mi vida y, extrañamente, fue casi como la primera: pequeñita, íntima, sin derroche, con mucho amor. ¿Será ésa una característica inherente? Corroboré que el mundo sigue lleno de gente linda y honesta. Pasé excelentes momentos en lo inesperado, en lo cotidiano, en lo pequeño. Pensé en la banda sonora de mi vida.

Armada de toneladas de bloqueador y dispuesta a comer sólo pollo y verduras (recordemos que soy alérgica a los mariscos y el sol me hace casi tanto daño como los discursos de Calderón), me reconcilié con la playa luego de unos días de un viaje improvisado que comenzó en Colima y Comala ("vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo") y terminó en Manzanillo. Viajé también al DF tres veces (pudieron ser cuatro, pero se atravesó la faringitis), casi siempre de pisa y corre, y amé Xochimilco. A mi adorada Guadalajara también hice tres viajes de ñoñez que se aderezaban con los reencuentros con los amigos, el último viaje lo hice resfriada y regresé cuasi-moribunda, como sea, no me arrepiento; espero, el año que entra, dar buenas noticias del proyecto que nos ocupó en estos viajes, donde también está el único e inigualable Mauricio Benjamín.

Me enamoré y me desenamoré, ya no recuerdo cuántas veces (pa variar, en mi vida, mucho es fugaz y se rige por la incertidumbre), lloré como Magdalena, me reí de ello, pensé de más (as usual) y no faltó quién me cuestionara gratamente.

Conviví más con mi mamá, extrañé a mi papá. Recibí buenas noticias de familia, superé algunas resistencias. Conocí gente maravillosa. Me reencontré también con muchos amigos, se fortaleció la amistad con otros y con alguno que otro algo se rompió.

Conservé mis dos empleos, como asesora de investigación (haces ora esto, haces ora lo otro... ok, no) y como profesora universitaria, pero este año los disfruté mucho más. He de agradecer públicamente a Rebeca, a Lula y a Enrique todo lo que han valorado mi trabajo y todo lo que me han motivado a continuar. Estuve en tres congresos y me publicaron unas cuantas cosas. El Colegio vivió tiempos difíciles, pero se mantuvo de pie. De igual modo, El Cafecito continuó, a veces con dificultades, a veces con gran facilidad, pero sobrevivió.

En asuntos cuasi-superficiales, sufrí mucho cuando mi viejo celular decidió dejarse morir y más cuando mi broma de día de los inocentes no pegó, snif.

En asuntos bastante más profundos, conecté puntos, tomé decisiones importantes, muy importantes, a pesar del caos y, además, me impuse un reto medio críptico que espero cumplir. Obviamente, seguí luchando con mi agenda y me pregunté una y mil veces a dónde se va el tiempo y por qué es insuficiente.

No ha sido un camino fácil, pero sí uno muy satisfactorio. Hace algún tiempo platicaba con mi amigo Gio sobre nuestras vidas, llegamos a la conclusión de que si todo hubiera salido conforme lo planeamos, habríamos tomado el camino fácil; el que vivimos, cada uno en lo suyo, ha sido todo lo complicado que nunca imaginamos, pero nos ha permitido resistir, valorar, madurar y eso no tiene precio.

Quizá deba imitar al hijo de mi jefa, que suele decir "hoy fue un día muy bueno, mami"... para mí, 2010 fue un año muy bueno.

Vidas vividas... adiós, 2010; hola, 2011...

Inventario general del mundo

Arthur Bispo do Rosario fue negro, pobre, marinero, boxeador y artista por cuenta de Dios.

Vivió en el manicomio de Río de Janeiro.

Allí, los siete ángeles azules le transmitieron la orden divina: Dios le mandó hacer un inventario general del mundo.

Monumental era la misión encomendada. Arthur trabajó noche y día, cada día, cada noche, hasta que en el invierno de 1989, cuando estaba en plena tarea, la muerte lo agarró de los pelos y se lo llevó.

El inventario del mundo, inconcluso, estaba hecho de chatarras,

vidrios rotos,

escobas calvas,

zapatillas caminadas,

botellas bebidas,

sábanas dormidas,

ruedas viajadas,

velas navegadas,

banderas vencidas,

cartas leídas,

palabras olvidadas y

aguas llovidas.

Arthur había trabajado con basura. Porque toda basura era vida vivida, y de la basura venía todo lo que en el mundo era o había sido. Nada de lo intacto merecía figurar. Lo intacto había muerto sin nacer. La vida sólo latía en lo que tenía cicatrices.

Eduardo Galeano, Espejos.

jueves, diciembre 30, 2010

356

En algún momento, la fuerza de voluntad tenía que retornar.
¡Salud por mis rodillas!

miércoles, diciembre 29, 2010

357

¿Cierto tipo de transparencia radical? Puede que funcione.
Vaya ideas locas que se me ocurren viendo Tron.

martes, diciembre 28, 2010

358

"¿Quieres hacer reír a Dios? Haz planes". No recuerdo dónde leí o escuché eso, pero las tres semanas más recientes lo he recordado minuto a minuto (sobra decir que nunca había hecho consciente cuán desagradable me resulta que algo se salga de mis planes). Hoy fue un día de ésos, ocurrió un encuentro inesperado, muy extraño, desafiante. Me llevará algo de tiempo entenderlo. Mientras tanto, el reporte del día es que sigo aquí :P

me voy...

Prácticamente en toda mi infancia/adolescencia odié la física, la odié con todas mis fuerzas, porque me parecía incomprensible. El tiempo pasó y, a los 24, en una clase de Sociología del Conocimiento, además de Kuhn, Latour, Bloor y demás, leímos algo sobre el gato de Schöedinger y sobre Heisenberg, que me llamó la atención. Inexplicablemente, de cierto tiempo hacia acá, he experimentado cierta fascinación por el principio de incertidumbre de Heisenberg, eso me ha llevado a tomar una decisión: dejaré los estudios de comunicación y cultura por la física cuántica. Ya redacté mi propuesta de investigación, se titula Making sense of uncertainty: an exploration of the Heisenberg's principle and procrastination practices in late modernity; con esto espero ser aceptada en el doctorado en Física en el MIT. Échenme porras, ¿sí?

lunes, diciembre 27, 2010

359

Reencontrarse con un amigo deja la sensación de que el tiempo no existe, que los años no han pasado, aunque de 1998 a 2010 tanto se haya transformado.

PD: Las cobijitas para bebé siempre son bienvenidas, ja.

domingo, diciembre 26, 2010

360

Que nadie subestime el poder curativo de las compras post-navideñas. Qué feliz fui hoy.

sábado, diciembre 25, 2010

361

Lo hice, hablé con ellos y, por un momento, las cosas volvieron a ser como antes. Me hace feliz hacer feliz a alguien. Como sea, la verdadera prueba de fuego la estoy postergando... otras llamadas, otros reencuentros. Algún día lo lograré.

Feliz Navidad

Antes que acabe el día, feliz Navidad a todos.

362

La vida se construye de pequeños y sorpresivos momentos, creo. Esta Noche Buena tuvimos cena improvisada en casa, en tiempo récord de 40 minutos. Y para continuar con las improvisaciones, me arreglé en cinco minutos y no quedé tan mal, lástima que no hay fotos. Como sea, esta grinch les desea feliz Navidad.

siempre aquí

En pleno 24 de diciembre, en medio de un ejercicio de zapping, llegué a una película cuyo título no recuerdo. El punto es que llegué en un momento clave, el papá de la protagonista moría y eso me hizo llorar como Magdalena, el mío también se fue, hace exactamente siete años y seis días. Más tarde, en el mismo canal, había una película que ni vi, donde había gente que trabajaba con caballos... y sí, mi papá fue algo así como un señor de caballos. Bien dice la Zárate, ellos nunca se van; tal vez esas películas que no me detuve a ver fueron un modo de hacerse presente.

jueves, diciembre 23, 2010

363

Nunca he tenido grandes complicaciones con la distancia física, hay gente que está muy lejos y que siento muy cerca; mis problemas son con las distancias producidas por el silencio y el olvido, ésas sí que me hacen daño. Como sea, algo se transformó estos días, algo hizo que los implicados estuviéramos en la misma sintonía y hoy he sentido que ciertas distancias se han reconfigurado.

miércoles, diciembre 22, 2010

364

En eso de perdonar e intentar olvidar.

martes, diciembre 21, 2010

29

O lo que es lo mismo, 365 para 30.

lunes, diciembre 13, 2010

chale

Algo no sale bien en la ecuación. Durante más de un mes me he dicho una y otra vez cosas como "esto merece un post" y no he tenido tiempo suficiente para venir a escribir. Cuando por fin tengo tiempo, patrocinado por enclaustramiento involuntario y medicinas noqueadoras para sobrevivir a la faringitis, las neuronas no logran conectarse para producir posts con un mínimo de sentido. Chale.

domingo, octubre 31, 2010

no voy a ser yo

Ya sé, me alquilo: sal conmigo tres veces y encontrarás al amor de tu vida, no voy a ser yo, pero, ¿qué más da?

Ji ji ji, a veces soy tan Celine.



PD: Esto es un chiste local, favor de no intentar terapearme, ji ji ji.

miércoles, octubre 27, 2010

homenaje póstumo

Un minuto de silencio por mi celular que murió la semana pasada, tras cinco años, cinco meses y 12 días de servicio. Fue muy fiel, soportó una caída de un tercer piso, varias rodadas por las escaleras, nadó en aguas negras y resistió al menos cuatro tormentas tapatías (y quien las ha vivido sabe que en Guadalajara llueve como si abrieran la regadera de golpe). Descanse en paz.

He de recordarlo como era, no como terminó, todo golpeado. ¡Pobre!

lunes, octubre 18, 2010

bendita libertad

Bendita la hora en que la menor de las Márquez se fugó con un hombre, sin pasar por el santo matrimonio; grave pecado para su familia y para el pueblo.
Bendita la hora en que ese hombre se dio una segunda oportunidad, siete años después de haberse separado; aunque "eso no lo mandaba Dios", según unos cuantos.
Bendita la hora en que ellos hicieron de la unión libre la única ley y asumieron los riesgos que esto implicaba.
Benditas las muchas peleas que hubo, porque significaron la emancipación de ella, no sin miedo, como también las rupturas que él tuvo que hacer con las ideas machistas que muchas generaciones le habían heredado.
Benditas las muchas tazas de café que consumieron día tras día, durante 24 años; benditas las muchas palabras y los muchos silencios que compartieron al calor del café.
Benditos ellos, mis papás, porque sus decisiones (para muchos erróneas) me permitieron no tener prejuicios frente a distintas formas de asumir el amor y el compromiso, porque me enseñaron que el valor no estaba en las apariencias y porque me permitieron ser libre... tal vez más de lo que en muchos momentos estuve dispuesta a aceptar.

domingo, octubre 17, 2010

¿imposible?

Superados enemil prejuicios tipo "es Televisa" y "es alguna otra producción importante (pero lacrimógena) de Fundación Teletón", vi La Expedición y he de confesar que me quedé gratamente sorprendida con el esfuerzo, la solidaridad y el valor de los 11 participantes, que solemos llamar "discapacitados" o "con capacidades diferentes". Escuché a Saúl decir que las discapacidades están en la mente (no en vano el lema de este docu-reality es "más allá de lo imposible") y me hizo pensar en mis propias limitaciones que, ciertamente, no son físicas, pero son un montón... y están en mi mentecilla retorcida. He de trabajar en ellas y he de hacerlo ya.

miércoles, octubre 13, 2010

ideas y pedestales

Hace unos días platicaba con unas amigas sobre la relación con nuestras mamás. Flor de Loto señalaba que a veces adjudicamos a las madres ideas y reacciones antes de comprobar si las tendrán, quizá porque tenemos inserto en la mente el "deber ser", quizá porque necesitamos endilgarle a alguien más nuestros propios miedos, quizá porque nos aferramos a permanecer en el pedestal en que nos han colocado.

Al día siguiente, vi Amor por contrato (The Joneses) y me llamó la atención, aparte de David Duchovny (sí, sí, tengo una extraña debilidad por él, desde los X Files), la facilidad con que uno se construye modelos sobre cómo debe ser la vida, sobre el matrimonio perfecto, el cuerpo perfecto, la casa perfecta, la vida perfecta y más. Más allá de los medios, los cuates, la pareja, los papás, el entorno, el mercado y lo que se acumule, habrá que cuestionar lo que pensamos que debemos ser y quizá también el pedestal en que queremos conservarnos.



Con frecuencia me pregunto, ésta que soy, ¿cómo la imaginé?, ¿cómo la construí?

martes, octubre 05, 2010

mirar al tercer piso

Antes de los 20, los 30 me parecían muy lejanos, suponía que haría enemil cosas antes de cumplirlos y hasta evitaba ciertos antros porque estaban llenos de treintones. El tiempo debe ser relativo, porque a mis 28, no me parece que haya pasado tanto tiempo desde que cumplí 20 y creo que no soy tan distinta... aunque he de confesar que ahora evito ciertos lugares que están llenos de pubertos y tengo una partida especial para bloqueador solar y cremas antiarrugas... y lentes y tintes y cierta cantidad de chunches que no necesitaba en aquel tiempo.

El sábado no podía creer que estábamos festejando el cumpleaños 30 de la Blue. Ayer no podía creer que en pocos meses Cris también tendrá 30. Varios de mis amigos ya cruzaron la delgada línea y han llegado al tercer piso (algunos desde hace años, otros apenas) y algunos otros no tardan (tardamos) y es genial ver que el tiempo pasa, que seguimos juntos y que hemos compartido algo así como media vida. En el café de ayer, Cris, Edith y yo recordamos Efectos secundarios; me acuerdo perfecto que terminé por sacar a Caro casi arrastrando del cine, porque experimentó un súbito temor a los 30... ahora veo el trailer y me parece tan familiar, ji ji ji.

lunes, septiembre 20, 2010

principio de incertidumbre

Lo mío lo mío lo mío nunca fue la física, pero por algún extraño motivo, hace tiempo me llamó la atención el principio de incertidumbre de Heisenberg, según el cual desde la física clásica no es posible determinar ciertos pares de variables, como posición y movimiento lineal de una partícula: "Cuanta mayor certeza se busca en determinar la posición de una partícula, menos se conoce su cantidad de movimiento lineal y, por tanto, su velocidad. Esto implica que las partículas, en su movimiento, no tienen asociada una trayectoria definida como lo tienen en la física newtoniana" (Wikipedia).

Extrañar y reencontrarse cuando parecía que todo estaba perdido, produce una sensación que no sé describir. No conozco la posición y la velocidad de cierto ente y he de confesar que tampoco quiero saberlo, pero sí quiero coincidir una y mil veces, ahora, el año que entra, en el 2061 y siempre.

viernes, septiembre 17, 2010

jueves, septiembre 16, 2010

alta traición

No amo mi patria.
Su fulgor abstracto
es inasible.
Pero (aunque suene mal)
daría la vida
por diez lugares suyos,
cierta gente,
puertos, bosques de pinos,
fortalezas,
una ciudad deshecha,
gris, monstruosa,
varias figuras de su historia,
montañas
-y tres o cuatro ríos.

José Emilio Pacheco

miércoles, septiembre 15, 2010

relojes que no van hacia atrás

"Es inútil que rabie con la manía de hacer girar hacia atrás los relojes y los calendarios esperando retornar al momento precedente a aquel en el cual ha ocurrido algo que no debía ocurrir", dice Italo Calvino en Si una noche de invierno un viajero. Es inútil que yo piense en lo que no debía ocurrir. ¿Quién dice qué "debía" ocurrir? ¿Quién sabe si esos viajes daban para más? ¿Quién sabe si habrá otros y si hemos de volver a encontrarnos? Como sea, mi incapacidad para regresar el tiempo fue más evidente cuando abrí mi bolso y estaba eso que me recuerda tanto a ti y a tus obsesiones. Te extrañé. O, mejor dicho, extrañé al que eras en aquellos años. Y extrañé también a ésa que fui.

martes, julio 13, 2010

el pasado aparece cuando menos se espera

Este fin de semana me dediqué a hurgar en las profundidades de mi cuarto. Sucede que hay un par de libreros llenos de cosas, que cotidianamente son sacudidas, sólo para que no acumulen polvo de siglos; pero se trata de libros, copias, cuadernos y más, que no han sido usados en mucho tiempo. Los objetos están llenos de memoria. Veo los mil y un intentos de escribir una novela en 1993 y muero de risa con lo chafita de aquellas letras. Veo las notas de cuando estudié canto y solfeo -allá por el 2000- y siento que escucho las interminables secuencias de mi-mi-mi-mi-mi-mi-mi-mi-mi-mi-mi, seguidas del Ave María y Concierto para una sola voz... y muero de risa sólo de pensar en el día que las mujeres la regamos al cantar Memory de Cats. Veo mis copias del curso de griego y casi puedo escuchar los gritos de Yannis Pilihós quejándose a veces de nuestras preguntas fuera de contexto, otras de nuestra pronunciación, siempre de los turcos y con demasiada frecuencia, del hidráulico. En estas condiciones sí me gusta que el pasado aparezca cuando menos se espera... en otras no.

miércoles, julio 07, 2010

todo se me escapa

Ulises, Rodrigo y yo hicimos un reto que consistió en escribir a mano y publicar el resultado aquí, donde solemos escribir sólo en la comodidad del teclado. He aquí mis divagaciones (sí, sí, se ve muy chafa el escaneado, pero ocurrió que tengo un ojo en el partido y otro acá :P).


Ulises publicó su texto acá. Por cierto, ¿alguien más se une al reto?

martes, junio 29, 2010

ups...

"Tú confía", me dijo, "no necesitas analizarlo todo, toda la vida". ¿Por qué me lo habrá dicho? ¿Soy el tipo de persona que a todo le da enemil vueltas? Momento, soy el tipo de persona que le sigue dando vueltas a eso, aun cuando pasan los días. ¡Aplausos! Ups, sin comentarios.

otra de Infinitum

Telefonista de asistencia técnica: ¿Se conecta a Internet de forma alámbrica o inalámbrica?
Yo: Inalámbrica.
Telefonista: ¿Y de los dos modos se corta la conexión?
Yo: ¿De cuáles dos modos? Sólo uso el inalámbrico.
Telefonista: Ah.

lunes, junio 21, 2010

días de no-hiperconexión

Me quedé sin Internet el sábado, ¡aplausos! Me di cuenta, casi por casualidad, cuando decidí hacer uso de los cinco minutos que tenía libres (entre la clase de francés y el inicio de la vagancia para festejar el cumpleaños de mi mamá) para ver las novedades. No había señal, snif. El módem se había vuelto loco. Llamé a asistencia técnica de Infinitum y me atendió alguien que no sé si era novato o muy bruto... o si creyó que la muy bruta era yo. "¿Por qué usa internet inalámbrico, no tiene el cable amarillo", me preguntó. Yo, que no sabía si reír o llorar, le respondí: "pues porque pago internet inalámbrico, nada más por eso". Luego de enemil preguntas, llegó mágicamente a la conclusión de que mi módem se había atrofiado; pero eso yo ya lo sabía, por eso llamé, grrrr. Me dijo que un técnico vendría a cambiarlo en alrededor de 72 horas hábiles, enloquecí pensando en una semana sin Internet en casa, no sé qué vociferé y el tipo propuso que yo fuera a la Tienda Telmex por el bendito módem (hice berrinche, pero era eso o esperar pacientemente). Para rematar, me dijo que Infinitum no quería que me quedara sin servicio, así que tenían dos propuestas maravillosas para mí: que me conectara en lugares públicos como Sanborns (¿qué no los lugares públicos eran las plazas y demás?) o que me conectara por la línea telefónica, pero me adviertía que el servicio es lento, inestable y que no podría hacer ni recibir llamadas (¿tan tonta me oigo para que me cuente esas "novedades"?).

Tras el berrinche, ya tengo módem nuevo, pero, por algún extraño motivo anda inestable (eso nunca ocurrió con el módem viejito, que aguantó no-sé-cuántos años... hasta que tronó). Toda una vida enriqueciendo a Slim... ¿y con esto me pagan?

miércoles, junio 16, 2010

sábado, junio 12, 2010

viajo porque preciso, vuelvo porque te amo



Fui a ver esta película, en el Foro de la Cineteca Nacional, en la UAA. He de confesar que me dejó con sentimientos encontrados. Por un lado, esa perspectiva tan personal me gustó mucho, me pareció arriesgada, pero muy interesante; por otro lado, me aburrió hasta los bostezos más profundos, entre los largos planos de carreteras (sólo comparables a mis intensos viajes en camión), la voz monótona del protagonista y el dopaje que traigo encima, estuve a punto de quedarme dormida en la butaca. A pesar de todo, me sacó una sonrisa, me hizo recordar a mi amigo Paulo que, como el tipo de la historia, es de Fortaleza; además de que ver el otro Brasil, uno sin carnaval y sin fut, es algo que se agradece. Como sea, de haber sabido que en este trailer iba a ver lo esencial de la película... quizá no la hubiera visto.

de intensidad y libertad

Justo ahora debería estar en la boda de un gran amigo mío (oh, sí, estoy en la edad de las 27 bodas). En vez de eso, estoy encerrada en casa, intentando sobrevivir a los efectos secundarios del dopaje que oficialmente me desintoxica del bicho tapatío que me picó, aunque extraoficialmente me debe estar intoxicando también, porque me siento fatal.

Casualmente, hoy también, cierta señora de cuyo nombre realmente no me acuerdo, le preguntó a mi mamá si ya me casé porque, según sostiene, ya tengo edad para eso y... no se me vaya a pasar el tiempo. Me hizo gracia. Hace años que proclamo mis desacuerdos con el guión de vida que dice que en cierto momento hemos de buscar una vida estable, casarse y procrear.

Eso me hizo recordar que hace tiempo, cuando una amiga me preguntó a qué edad me pienso casar, le respondí que para mí el matrimonio (o mejor, la vida en pareja) es un proyecto con una persona, no con la edad. Lo sigo pensando.

No sé si un día sea capaz de comprometerme, hasta el momento me ha resultado bastante conveniente vagar entre relaciones ambiguas, que a veces no sé dónde comienzan y dónde terminan. Quizá lo mío es la incertidumbre. Lo que está claro es que la historia de mis papás me marcó, no es que quiera repetir su historia sólo por repetirla, pero me encantaría vivir algo como lo que ellos tuvieron, así de libre, así de intenso, así de incierto y a la vez así de sólido. Sólo de pensarlo sonrío. Sobra decir que no me veo en un altar ni en un registro civil, me veo cometiendo locuras, ja.

viernes, junio 11, 2010

complicated

Muchas veces dije que "nadie me conoce como él", porque no era necesario hablar para comunicarnos, porque siempre aparecía cuando se le necesitaba, aunque también estaba entre sus costumbres desaparecer sin previo aviso. Muchas veces, ya ni sé cuántas, tuve sentimientos encontrados frente a sus acciones, ires y venires. Muchas veces dije que no volvería a verlo y no lo cumplí, aunque no he terminado de saber bien por qué. De tantas veces, algo se perdió, mucho quizá... y un buen día, en un reencuentro más, descubrí que en esos ojos ya no me reconozco, que ya cualquiera me conoce mejor que él, que ahora es imposible casi cualquier indicio de comunicación, que ahora aparece cuando me necesita, que ahora los sentimientos encontrados han dado lugar a unos bastante claros, que ahora no diré que no volveré a verlo... simplemente lo haré.

cefalópodo

He de ventanear a la gente con la cual trabajo. Cierto día, en la Gandhi de la Ibero...

R: Qué bonitos títulos tienen las películas de este ciclo del Foro de la Cineteca (señalando con el dedo Viajo porque preciso, vuelvo porque te amo)...
S: (Con sonrisa sarcástica) Sí, como éste... Cefalópodo...

¿Qué sería de mí sin ellos en mis viajez de ñoñez?

jueves, mayo 20, 2010

notita suelta

Debería estar contenta, pero en vez de eso tengo una sensación extraña. Me saqué la espinita y eso es chido, pero en el fondo, la situación no cambia. Algo no me termina de encantar... si seré necia.

miércoles, mayo 19, 2010

cosas que pasaron por mi mente este día...

sábado, mayo 15, 2010

get a life!

Hoy alguien me cuestionó sobre mis "profundas diferencias" con una persona que apenas puedo recordar, supuestamente algo que ni siquiera recuerdo haber hecho en 2005 fue lo que ocasionó semejante catástrofe. He de confesar que, como diría mi papá, "no sé, ni me importa" cómo y dónde se originó tal chisme; pero me sorprende la facilidad con la que se tejen historias donde no las hay.

Dudo que los implicados se asomen por acá, pero sí lo hacen, he aquí mi postura oficial: Yo no tengo broncas por tarugadas y, cuando las tengo, no duran tantos años. Algo de mí (que muchos ven como defecto y otros como virtud) es la costumbre de hablar claro y decir tanto las cosas horribles como las lindas en el momento; eso me ha ocasionado varias rupturas (unas más cantadas que otras), pero también me ha permitido resolver cosas a tiempo. Cuando tengan un problema conmigo, tengan los calzones para decírmelo directamente, en vez de andar de mártires con terceras personas... o mejor consíganse una vida, que yo tengo la mía y el tiempo no me alcanza para ocuparme de pendejaditas. Ja!

sábado, mayo 08, 2010

ejercicios de contemplación

Esta semana estuve especialmente contemplativa de (casi) todo lo que me rodea. Aquí les dejo una síntesis de mi reporte de contemplación.

Lunes 3. Un hombre guapo estaba leyendo mientras hacía fila en el banco, la hora y media de fila no me pareció eterna, sino que la disfruté bastante. Sobra decir que ni le saqué plática acerca de lo que estaba leyendo, porque el tipo miraba casi con desprecio a quien osara interrumpir su lectura, como los niñitos que iban a unos metros y que intentaban jugar, ja ja ja.

Miércoles 5. Cierta criatura angelical apareció en el cubículo para preguntarle algo a mi jefa; ella, ni tarda ni perezosa, me presentó a tan admirable ejemplar.

Viernes 6. Como premio a mi esfuerzo de trabajar en vacaciones y esas cosas, mi jefa me llevó a comer, junto con otra colaboradora; mientras comía "media" ensalada (que en realidad parecía doble) como de 2 calorías y remataba con un brownie con helado como de 2000 calorías... descubrí que el gerente del restaurante es guapo, muy guapo, requete guapo.

Seguiré reportando mis ejercicios de contemplación... o de acción.

jueves, mayo 06, 2010

esto merece un post...

Luda, que no sé si me sabe algo o me habla al tanteo, tuvo la genialidad de enviarme esta tira. El tiempo es impagable y siempre insuficiente, por eso he abandonado este blog tantos días, snif.

sábado, abril 10, 2010

en eso de conectar puntos...

Justo al terminar de escribir el otro post, llegué, vía Juanes, a este video:



Quizá eso que dice Steve Jobs era justo lo que necesitaba escuchar para volver a conectar puntos en mi propia vida.

wind of exchange

Las cosas no tienen por qué ser siempre iguales y hay mil maneras de cambiarlas. Quizá el punto de partida es atrevernos a ser un poco más creativos en lo que hacemos cotidianamente. He aquí unos cuantos que suelen crear y crear y crear.

De entrada, Synergy Brass Quintet. Yo no sabía que me gustaban los quintetos de cuerdas... hasta que fui a un concierto de estos monos, en el Festival de Música de Cámara. Vaya que tienen talento musical, con una gran dosis de buen humor.



A los que no he visto en vivo (y me encantaría) es a Filharmonia Dowcipu. ¿Aserejé y Dragostea din tei con cantantes de ópera? ¿Carmen rockera? ¿Wind of exchange con bailecito incluido? Todo es posible.









Y los reyes de la creatividad, creo que son The Vegetable Orchestra; no hace falta decir por qué. Hace tiempo ya había colocado el mismo video en este ilustre blog, pero no deja de soprenderme todo lo que hacen con simples vegetales.

viernes, abril 02, 2010

sólo tenemos que reconocernos...


Cristo con la Cruz, por El Bosco
José Emilio Pacheco

Con los ojos
cerrados y serenos,
la barba de tres días
y sobre todo
la corona de espinas,
Cristo soporta el peso
de su martirio.
Y dice a las mujeres que lloran:
Llorad por vosotras mismas
y vuestros hijos.

No hay más sangre
que una herida en el cuello,
fruto del roce
con la cruz pesadísima
que un soldado encaja
en los hombros del Galileo.
Van al Lugar de la Calavera.
En hebreo se llama Gólgota.

Cristo es el centro del cuadro,
quizá no su motivo más importante.
Porque tal vez El Bosco no se propuso
(¿cómo saber sus intenciones?)
pintar otro retable de la Pasión
sino darnos la imagen
del Mal según aflora en el rostro humano.

El tema del rostro
es el eje de este siniestro cuadro hermosísimo.
Verónica retira el paño corriente
en que sudor y sangre imprimieron
para siempre el Divino Rostro.

Pero devora la obra
la multitud de caras terribles.
Barrabás forma la O de un aullido.
Un vómito de furia se derrama
por la boca de un monstruo ya desdentado.
La ira calcina a otro bufón malévolo
y sus labios dibujan estas palabras:
“Si eres el Rey
de los Judíos, ¿será posible
que no te salves a ti mismo?
¿A quién pretendes salvar
si no te libras del tormento y la injuria?”

De improviso rompe las épocas
la presencia de un dominico.
Aliado
a un dignatario adusto,
cara de pato,
amonesta al Ladrón ya muerto.
(Nadie como Hyeronimus van Aeken llamado Bosch
logró pintar ese color plomizo
que a cierta altura de la corrupción
se apodera de los cadáveres.)

Y a la orilla del cuadro los que dan voces:
Crucifícalo, crucifícalo.
(No son los habitantes de Judea.
El Bosco retrata
las danzas medievales de la Muerte
y los demonios más que humanos de Flandes.)
El goce brutal
de quienes piden más y más sangre.
El canalla estremecido de dicha
ante el presente y el futuro martirio.

Y los dos que se asombran.
Nunca sabremos
de qué se asombran.
Pero sabemos en cambio
que sin saber de nosotros
el implacable Bosco nos pintó en este cuadro.

Sólo tenemos que reconocernos.

lunes, marzo 29, 2010

Oscar Romero

Y ya que ando de fan de BBC Mundo, he aquí otro video.



De haber más Romeros, la Iglesia sería distinta y el mundo quizá también.

suena, suena

Estos pescadores se ven geniales.

lunes, marzo 15, 2010

where does the time go?

En medio de mi permanente reflexión sobre el tiempo, se me atraviesa una vez más un artículo llamado "Where does the time go?"; tuve que leerlo por trabajo, pero, ah, cuánto lo difruté.

domingo, marzo 14, 2010

Alice in wonderland

La vi por fin. La amé. Caro dice que Alicia le recuerda mucho a mí (¿o yo a Alicia?). A mí me recuerda a mi mamá. Quizá las mujeres deberíamos tener más dosis de Alicia y menos de la Cenicienta.

ficción

Siempre me he quejado de mi incapacidad para escribir ficción. Si seré bruta, apenas caigo en la cuenta de que escribo ficción a destajo. Día tras día hago anotaciones en mi agenda, como si realmente el tiempo fuera suficiente para hacerlo todo. Día tras día los pendientes se deslizan a la fecha siguiente y a la siguiente y a la siguiente. A veces pienso que tienen vida propia y se aferran a permanecer escritos. Las más de las veces pienso que estoy loca y que sólo cumplo el sueño de una niña de cuatro años, que vio una agenda repleta y quiso una.

es también libertad

No lo pensé mucho, dije que sí y sonreí. Una actividad se sumó a mi ya de por sí atiborrada agenda. Como sea, "dar es dar, lo que recibes es también libertad", bien lo dijo Fito.

jueves, marzo 11, 2010

3591

Extraño a quien nunca ha estado aquí, en términos físicos, pero cuya presencia ha sido una constante en mi pantalla. Para los vínculos, no importan los kilómetros.

domingo, marzo 07, 2010

everything gonna be alright...

Ser feliz también es un elección. Eso le dije a Alex. Eso creo. Eso decidí. He dicho.

jueves, marzo 04, 2010

across the universe

Me encanta esta versión...



... casi tanto como ésta...

martes, marzo 02, 2010

aún

Hace un par de horas, la secretaria del médico de la familia me regresó una memoria usb que olvidé en el consultorio la semana pasada. Quizá es una bobada, pero me hace feliz saber que aún hay gente honesta, que regresa las cosas a su lugar de origen.

martes, febrero 23, 2010

todas las mañanas que viví...

Por algún extraño motivo, esta canción me hace feliz.



Mariposa tecnicolor. Fito Páez

lunes, febrero 22, 2010

días de mucho y días de nada

Una de las frases que más dice mi mamá titula este bloque de palabras que algún sentido han de tener, en el aparente sinsentido. Y es que hay días que tengo tanto por decir que hasta posteo varias veces, en otros no, hay unos más en que tengo mucho mucho mucho por decir y lo que no tengo es tiempo y, finalmente, ocurre de pronto que hay cosas que podría decir y no termino de encontrar el modo. Los días anteriores al fin de semana caben en la categoría 3, del sábado hasta ahora he experimentado una combinación de la 3 y la 4, de la que todavía soy víctima.

Extrañamente hoy encontré algo de paz en la sala de espera de un consultorio, mientras leía a Beck, con los gritos de una telenovela de Televisa de fondo y las rítmicas interrupciones del celular descargado de un señor. Siguiendo a Sartre, Beck menciona eso de estar "condenados a la libertad", nada mejor para describir mi situación. Y me acordé de Eugenio y de lo que dijo que dijo San Ignacio de Loyola, que en la tempestad no se toman decisiones. Quizá deba dejar de escribir estas tonterías e ir a encerrarme un fin de semana en alguna montaña, para pensar con claridad.

domingo, febrero 07, 2010

cierto día de invierno

Cierta conocida se empeña en encarrilarme a su sobrino desde hace años, un día de invierno de 2007 se las ingenió quesque para dejarnos solos y el pobre cuate sólo consiguió darme más flojera de la que ya me habían dado los esfuerzos de su tía.

Él: Me dijeron que coordinas la pastoral juvenil en la parroquia, me gustaría entrar, ¿me puedes dar tu teléfono para pedirte más información?
Yo: A ver, anota... 9XXXXXX... es el número de Mónica, que está allá y que es la coordinadora, ella puede darte más información, muajajá.

Pensé que con eso me libraría de ellos, pero no, de pronto reaparecen, a veces él y casi siempre la tía, para los mismos oscuros fines. O sea, chale, ni que fuera yo una princesa linda e indefensa, del siglo XVI, presta para ser desposada. Y además, ¿qué tipo de mi edad necesita la ayuda de su tía para acercarse a alguien?

He de confesar que hoy vi a la tía y no pude evitar salir corriendo, antes de registras cualquier movimiento suyo, como tampoco pude evitar la carcajada cuando recordé al ilustre sobrino, celular en mano, con cara de sorpresa.

cierto día en una boda de bloggers...

J.: ¿Y cómo se conocieron los novios?
C.: Fíjate que se conocieron por sus blogs...
Yo: Qué loco, es la segunda vez que estoy en una boda de bloggers...
J.: ¿De verdad?
C.: Mañana mismo regreso a mi blog...
V.: Mañana mismo abro uno...

martes, febrero 02, 2010

¿y si no hubiera mañana?

Y en más episodios a partir de noticias, ésta me recordó que hoy es el día de la marmota... y eso me recordó esta película.



¿Y si no hubiera mañana?

Groundhog day, Harold Ramis (dir.), EU, 1993.

entre la imaginación y la marginación

He de confesar que, en estos días de harto ajetreo, no me queda mucho tiempo para leer noticias y, con demasiada frecuencia, me limito a ver fragmentos o encabezados. Hace unas horas, esta nota en La Jornada me llamó la atención; juro que creí leer "La crisis recrudece la imaginación de las trabajadoras...", donde en realidad decía "La crisis recrudece la marginación de las trabajadoras: OIT-PNUD". Fue un vil producto de mi imaginación, como otras veces.

domingo, enero 31, 2010

cuentas perdidas

Hace meses, Carolina me prestó Espejos, una historia casi universal de Eduardo Galeano. Perdí la cuenta de los relatos de que se compone este libro, lo llené de banderitas en las páginas que me causaban conmoción, también perdí la cuenta de las banderitas. Hoy terminé de leerlo.

lunes, enero 25, 2010

palabras, palabras, palabras

Las palabras suelen decir mucho más de lo que en ellas está escrito. Tal vez hablan más de lo que no está en ellas que de lo que sí. En muchas escrituras se agradece lo ficticio y se saborea la belleza; en otras no... al menos donde hay palabras que hablan de buenas intenciones y de harta disposición. Las palabras son mágicas, pero creo que no hacen milagros, no hacen existir el interés sólo porque así quede asentado.

sábado, enero 23, 2010

de up in the air y los cuestionamientos

Me encontré en la facilidad para hacer maletas, vivir "de viaje" y escapar de todo lo que huela a estabilidad. Me vi en el placer, las dudas y el cinismo de George Clooney en versión Ryan. Me impresionó el modo en que Jason Reitman cuestiona todo, lo mismo al mundo globalizado que a lo más íntimo de la persona. Me dio por ñoñear conectando la película con las lecturas de Bauman y Sennett, de Beck y Augé y muchos otros. En suma, me encanto Up in the air (no hagan caso del título cursi de Amor sin escalas).



Corte informativo: Acá una versión más ñoña de mi fascinación por la película.

viernes, enero 22, 2010

hoy fue un día muy bueno

"Hoy fue un día muy bueno, mami", dijo el hijo pequeño de mi jefa, un día que no recuerdo, a la salida del kinder. En ese día tan bueno, le habían metido nueve goles en un partido de fut, pero se había divertido muchísimo jugando y la felicidad le brotaba por los poros. Sobra decir que me sacó una sonrisa. Muy seguido trato de encontrar esos días, donde lo importante no es ganar, sino jugar.

He de decir que estos días han sido muy buenos, mi presencia ausente en estos espacios tiene que ver con la tendencia de los pendientes, de comportarse como la mancha voraz. Aunque el tiempo nomás no me es suficiente (eso digo siempre), dos que tres cosas he logrado resolver y, entretanto, me la he pasado genial. Y no, no he recibido nueve goles :P

viernes, enero 08, 2010

ya está El Cafecito de enero...

Muy oportuno para este frío, brrr.

sábado, enero 02, 2010

ocio avanzado: las verdaderas Julia & Julie

Hoy, en un episodio más de Ocio Avanzado VII, he aquí el resultado de mis búsquedas luego de ver Julia & Julie.

La verdadera Julia Child hacía ruiditos igual que la interpretada por Meryl Streep (e igual que Linda, la prima de mi mamá, ji ji ji).



La Julie Powell real es tantito distinta a la de Amy Adams... y definitivamente habla más rápido.



El blog de Julie Powell, The Julie/Julia Project sigue en línea. Y, por cierto, los cortos de la película están acá.

viernes, enero 01, 2010

me gusta abrir los ojos y estar viva...

La medición del tiempo, al final de cuentas, es algo arbitrario; la vida no cambia radicalmente entre el 31 de diciembre de un año y el día siguiente y, definitivamente, no empieza uno de cero el 1 de enero. Pero, he de confesar que esto de hacer recuentos al final de cada año me encanta, alguna obsesión tengo con la memoria, con esas extrañas construcciones - quizá tan arbitrarias como medir el tiempo - que uno hace para decir lo que le resulta significativo.

2009 fue un año de navegar entre la felicidad y la incertidumbre. Lo inicié resolviendo los últimos detalles de mi tesis de maestría y en abril fue mi examen de grado ("el rito de paso en su más acuosa expresión" según Don Maus). Pasé el año también trabaje que trabaje en el empleo que ya tenía como asistonta y uno que se sumó, como pobresora; he de decir que hubo de todo, acción, suspenso, comedia romántica y algo parecido al terror en algún momento. Fue también un gran año de trabajo en el Colegio, uno que dejó claro que, como diría el presidente, "no somos flor de un día".

Quizá un momento cómico-mágico-musical vino en los tiempos de la influenza, me enteré justo cuando iba saliendo del cine y estaba segura de que era broma eso de que el gober había suspendido la Feria de San Marcos por la alerta sanitaria; pasé no sé cuánto tiempo contestando cosas muy bobas en Facebook, o bien haciendo el oso en la calle con mi cubrebocas modelo vende-caro-tu-amor-aventureeeera.

Empiezo a recuperar mis usos y costumbres de viajar con cualquier pretexto y definitivamente este año sí fui al cine tanto como me gusta... y vi de todo, hasta Volverte a ver, Wolverine y Terminator, oh, sí. Lo triste es que eso que llamamos "vida real" por momentos es más horrible aún que una mala película. Me ha tocado ver metralletas muy cerquita de mí, como parte de operativos en la ciudad; se me ha hecho cotidiano escuchar sirenas y saber de balaceras; supe a lo que sabe la impotencia cuando asaltaron a mi mamá y, aunque lo que se llevaron fue una bobada y a ella nada le pasó, sigo pensando que no se vale que enemil delincuentes tengan vía libre para hacer lo que les dé la gana, mientras nuestras valientes autoridades mantienen en los medios un estado ficticio donde todo va bien y está mejor que antes, ja.

Entre tanto, lo que de veras me hace feliz es que la gente que quiero sigue cerca de mí, no importa si hay kilómetros de por medio. Lo que más me sorprende es que esa categoría de "gente que quiero" ha sufrido algunas mutaciones, unos se han ido y otros sorpresivamente llegan. Y lo que más me agrada es encontrar maravillas en lo más simple. ¡Feliz 2010!