domingo, mayo 27, 2007

pedrería dorisesca

Dos piedras, dos, y a unos metros y en qué lugar, caray. Lo que me queda claro es que mi gusto se va refinando con el tiempo, 1998-2001 no se compara con 2006, por mucho que tengan en común. Saberme observada, grrrrrrr, eso a veces me gusta y a veces no. Los cruces de miradas en todas direcciones tampoco me encantan. La sonrisa, el saludo de lejos, en el momento menos indicado, debo confesar que me hizo gracia. Faltó una tercera piedra, con pozole incluido. O de una vez un buen conjunto de piedras, cuasi piedras, no piedras que creen que lo son-fueron, no piedras que creo que lo son-fueron, más toda la pedrería que se acumule. Como sea, dos piedras bajo el mismo techo son lo más cercano a "demasiado". Aunque, peores encuentros de piedras me han tocado... en la misma mesa, por ejemplo.

3 comentarios:

Sette dijo...

aguzada con las pedradas, ja

DorisFM dijo...

Ja ja ja. No saltaron pedradas. No ese día, ja ja ja.

Sette dijo...

ahora ando por acá...