jueves, junio 22, 2006

siete formas de mandar a volar

Esto escribí en una revista juvenil allá por febrero de 2004.

Ironías de la vida. Mientras todo a tu alrededor está lleno de corazones, regalitos, mensajes cursis, canciones románticas y derrame continuo de miel, tú permaneces inamovible en la decisión de tronar con el actual galán (o la novia en turno), antes de que te siga causando urticaria su forma de masticar, sus celos locos o cualquier otro defecto que tenga. Y le das veinte vueltas al plan para enviarle directito a la goma (o allá por San Juan) sin boleto de regreso; pero en esto, cada quien tiene su estilo.

Déjà vu. No se complican la existencia inventando algo sofisticado, prefieren las frases hechas y previamente usadas por millones de personas en el mundo, como: "estoy confundida(o)", "te quiero, pero no te amo" o "vamos a darnos un tiempo".

Mártir. Estos se la pasan sufriendo y llorando en este valle de lágrimas y van con el cuento de que son las víctimas e inlcuso de que se sacrifican por ti. Ejemplos: "necesito tiempo para mí", "tengo un montón de broncas", "el problema soy yo", "te mereces a alguien mejor que yo", "es que ya no me quieres", "no quiero hacerte daño" y otros por el estilo.

Papa caliente. Prefieren evitarse broncas tirando la bolita a alguien o algo más. Así que se escuchan frases como: "no me pelas por estar con tus amigotes (o amigotas)", "me dijeron que me estás poniendo el cuerno", "ya no eres como antes", "tu familia no me fuma", "me voy a Canadá a estudiar la maestría", "la chamba no me deja tiempo para verte".

Non grato. Estos no se tientan el corazón y pegan donde más duele, aquí el objetivo es hacer sentir mal al mandado a volar y demostrarle que es muy poca cosa. Así que atacan diciendo: "la neta, prefiero a mi ex", "no me interesas en lo más mínimo", "no te soporto", "eres muy poco para mí", "eres un mediocre", etc.

Mudo. No se dignan a decírtelo, pero te hacen saber de mil maneras que ya no quieren seguir y ahí están los plantones para demostrarlo, de dejan hablando solo(a), se acaban los detalles o llamas a su casa y dicen que no está.

Indeciso. No tienen idea de lo que quieren, de modo que no están seguros de tronar, pero tampoco de continuar. Un día te quieren, al día siguiente no y después, puede ser, a lo mejor, quién sabe...

Civilizado. Dicen las cosas como son, aunque siempre buscando ser diplomáticos para no herir los sentimientos de su cuasi ex amor. Aquí entran aquellos que simplemente sueltan lo que tienen que decir sin mayores complicaciones: "la verdad es que ya no me siento a gusto contigo", "ya no confío en ti y creo que no tiene caso seguir", "¿qué te parece si cortamos?"

No te voy a decir que hay un camino correcto, pero sí que resulta conveniente que analices cómo decirle a tu amorcito corazón que puede empezar a cantar "el abandonao". De entrada, considera aquello de "no hagas a otro lo que no quieras para ti", porque así como hoy mandas, habrá (o ya hubo) algún día en que te manden a volar.

¿Y si me arrepiento?

Te sugiero que compres una caja de pañuelos desechables tamaño familiar y te cortes las venas con galletas Marías, porque no siempre estará dispuesto a volver contigo alguien a quien mandaste a volar con premeditación, alevosía y ventaja, y menos si el envío fue del tipo non grato. Eso sí, hay uno que otro masoquista que será capaz de caer nuevamente en tus garras.

Fondo musical para los truenes

Del lado tronador
Rata de dos patas, Paquita la del Barrio
Odio amarte, Ha Ash
Te aviso, te anuncio, Shakira
Te dejo, Madrid, Shakira
No sé cómo decirte adiós, Ricky Martin
Ni tú ni nadie, Alaska y Dinarama
Te solté la rienda, José Alfredo Jiménez

Del lado tronado
El abandonao, Elefante
Así es la vida, Elefante
A puro dolor, Son by Four
Todavía, La Factoría
No me enseñaste, Thalía
El último adiós, Paulina
Nada, Juanes
Mala gente, Juanes
Un nuevo amor, Tranzas
Te lloré un río, Maná
Vivir sin aire, Maná
La planta, Kaos
Lo que un día fue, no será, José José
La media vuelta, José Alfredo Jiménez

Y para los arrepentidos
Cómo te echo de menos, Alejandro Sánz
Se me olvidó todo al verte, Alejandro Sánz
Cómo te va, mi amor, Pandora
Por volverte a ver, Aleks Syntek (antes Dyango)
Me cuesta tanto olvidarte, Mecano
Se me olvidó otra vez, Juan Gabriel

3 comentarios:

lito dijo...

¡Jopetas! Es una teoría bastante elaborada. Veo que te lo curraste muchísimo antes de escribirlo hace dos años. La verdad es que tienes mucha razón y creo que es universal. Da igual que idiomas hables porque siempre habrá un personaje que se ajuste al los perfiles que has descrito.

Un saludo.

DorisFM dijo...

¿Y tú en qué estilo te ubicas? Yo la mera verdad oscilo entre el civilizado y el non grato... y cuando me aburro, el mudo, a ver si así.

Laudanum dijo...

yo he cortado pocas veces, la mayoría han sido directas/diplomáticas.
Lo que sí es que nunca regreso, no y no y no.

Soundtrack:
No volveré - Dominio Popular.