jueves, junio 29, 2006

yo, la niña puntualidad

Se me hizo temprano para ir al Posada a ver 2046, así que hice escala en La Esquina de Triana para tomar un capuchino helado con harta crema chantilly a la vez que leía. Me encanta ir sola al cine, pero no muchas veces en mi vida he ido sola a una café, no más de tres... y lo disfruté tanto, pero tanto... y las vacaciones me han desconfigurado el reloj interno tanto, pero tanto... que se me hizo tarde, la cita era a las 8:30, cuando vi el reloj eran las 8:36 y lo vi sólo porque llegó un mensaje; pedí la cuenta, no llegaba, fui a pagar, tardé mucho en explicar (con peras y manzanas) que me estaban dando cambio de más; todavía atravesé el Jardín del Encino bajo la lluvia, esquivando charcos... claro, 2046 ya había empezado, pero igual la disfruté.

Chiste local: Ricardo huele a aguas negras, la curiosidad mató al gato.

7 comentarios:

Laudanum dijo...

:O zaz
estoy impactada por toda la información brindadda en este post.

Saludos.

DorisFM dijo...

¿De verdad?

Laudanum dijo...

ps yo no quería saber a qué olía Ricardo...

DorisFM dijo...

Ja ja, no es su olor habitual, pero una alcantarilla lo salpicó...

lito dijo...

Disfrutar de momentos para un@ mism@ es muy importante, aunque tampoco hay que abusar de esto. También es muy importante disfrutar de la gente con la que pasas esos momentos. La soledad no hay que buscarla pues llega sin ser llamada.

Un saludo.

Monica dijo...

Je, Ricardo. Coincido con Lito, cuidado con empezar a disfrutar un poco más de lo habitual de esos momentos de soledad, porque pueden quedarse peligrosa y lastimosamente con nosotros. Te lo digo por experiencia. Saludos desde Aguitas, ya emprendiendo nuevamente la graciosa huida.

DorisFM dijo...

¿Ahora a dónde?