domingo, enero 30, 2011

325

Hoy fue día de limpieza de clóset. Es buena terapia.
Ojalá uno pudiera expulsar gente y situaciones con la misma facilidad que se decide qué ropa ya no debe ocupar espacio inútilmente. Ash, me salió del alma.
Como sea, hoy escuché a Frank, en la homilía, hablar de la felicidad. ¿Qué nos hace realmente felices? Y, en relación con eso, ¿qué cosas realmente necesitamos y de cuáles deberíamos deshacernos? Da para pensarlo el resto de la semana.

2 comentarios:

La Blu dijo...

... a veces lo es.

DorisFM dijo...

Sip, recuerdo que mi papá tomaba como terapia la limpieza de cajones del escritorio... más de una vez rompió algo que no debía romper, ja ja ja.