domingo, agosto 14, 2011

129

Entre las ene cosas que hice este domingo (¿de veras soy tan productiva en estos días, en que el cuerpecillo es sabio y no escucha el despertador, las horas parecen transcurrir más lentas que de costumbre y la sensación de que todo puede suceder se hace presente?), escribí las líneas que comunican a los lectores cafeinómanos que esta editora hará una pausa de cuatro años y una brillante editora ha tomado ya la estafeta. Mientras escribía, recordé un poema de la Szymborska (he de decir que soy su fan, pero eso ya lo saben, ¿verdad?), donde dice "prefiero lo ridículo de escribir poemas a lo ridículo de no escribirlos". Prefiero intentarlo, siempre. Prefiero aguantar las consecuencias de lo que hago, que arrepentirme de lo que no hago. Y prefiero lo ridículo de venir a contar tonterías a un blog, a lo ridículo de no escribirlas para la posteridad.

2 comentarios:

Miguel Vivas dijo...

Lo comparto, a pies juntillas amiga... Besos y mordiscos.

DorisFM dijo...

Igual para ti :)